Home Notas Weblog Downloads Manuales Mis programas Diseño web Links Correo Información legal Mejor visto en ... FAQ Acerca del autor Menú
RSS 1.0

La dependencia tecnológica

Se me cortó la luz. De las dos a las tres de la mañana. Fue una hora de no hacer nada, simplemente esperando a que vuelva la electricidad. No podía hacer nada sin ella. OK, podría tirarme a dormir ya que mis sueños no son eléctricos... pero a lo que quiero llegar es a cuánto dependo de la tecnología.

¿Qué pasaría si de pronto Kirchner saca un decreto por el cual las telefónicas tienen que devolver todo lo que robaron en estos 15 años de privatización? Las telefónicas se declaran en quiebra, y sus gerentes se van del país.

Todo el país se queda sin tono... no más llamados, ni celulares, ni Internet (ni siquiera por ADSL). Tendríamos que volver a usar el correo, o las palomas mensajeras. ¿Servirá lo de dos latas unidas por un hilo?

En cuestión de días, se formaría una cooperativa telefónica social (con participación del Estado) que se haga cargo del servicio de telefonía e Internet. Simplemente no podríamos vivir sin ello.

El teléfono no es una necesidad concheta, si alguien está herido llamás a una ambulancia. Si hay un crimen llamás a la policía. ¿Qué harías sin teléfonos?

¿Qué nos pasaría a todos si se disparara una bomba de pulso electromagnético (PEM), la cual inutiliza todo dispositivo electrónico?

Nos quedaríamos sin computadoras, servers y routers. O sea que no habría Internet. Tampoco funcionarían las centrales telefónicas: no habría teléfonos. Dejarían de andar los televisores. ¿Podrías vivir sin TV? Lo único que seguiría andando serían las bombitas de luz y las linternas. Ni siquiera los tubos fluorescentes.

¡Nos quedamos en bolas flaco! Se paraliza el mundo ¿Entendés? No andarían ni los autos: tienen inyección electrónica.

Cuando se venía el Y2K parecía que iba a pasar algo así ¿Te acordás? Al final no pasó nada. Pero hay que estar preparado: la tecnología puede fallar. Y eventualmente, va a fallar. Ahora, vamos a hacer un análisis de esta frase pero usando el cerebro:

  1. Que la tecnología sea susceptible a fallos no la convierte en mala.
  2. Que la tecnología sea susceptible a fallos no significa que no haya que usarla.
  3. Al ser sensible a fallos, se debe plantear una alternativa a usar en caso de falla. Esta alternativa se llamará contingencia.

Existen dos tipos de contingencia:

  1. La alternativa de no usar tecnología.
  2. Crear un soporte para la tecnología (usando la misma tecnología) que se use en caso de fallo.

Si bien vamos a analizar ambas, adelanto que soy partidario de la segunda.

Los primeros dos puntos plantean que la tecnología no es mala y que hay que usarla igual, aún no siendo tolerante a fallos, y ninguna tecnología lo es (de hecho, los humanos tampoco lo somos). No me vas a decir que lavás la ropa fregándola en una tabla sólo porque un lavarropas puede fallar. Es una imbecilidad. La tecnología no se puede negar. Nunca. De modo que aparece el tercer punto, usar la tecnología pero crear una contingencia.

Una de las alternativas es no usar tecnología. De vuelta, esto sólo en caso de fallo. Lo que digo es usar tecnología como regla, y no usarla sería la excepción.

Ejemplo: hago cuentas con una calculadora de bolsillo. Hago miles, millones de cálculos. Pero en algún momento, mientras hago ejercicios o un examen, se le agotan las pilas. El plan de contingencia es hacer los cálculos a mano o mentalmente. Para ello es necesario saber cómo hacerlo. Para calcular raíces cuadradas o logaritmos esto es particularmente difícil.

La otra alternativa que se puede usar como un plan de contingencia, y que yo prefiero, es crear un soporte paralelo a usar en caso de fallos para solucionar los problemas que eventualmente tendrá la implementación.

Siguiendo con el ejemplo anterior, en caso de que se me agoten las pilas puedo tener pilas de repuesto con carga. De este modo, la calculadora vuelve a funcionar.

Esto tiene varias formas, siendo la más extrema la redundancia, que consiste en duplicar la implementación. El ejemplo sería tener otra calculadora.

A continuación, una pequeña tabla mostrando las ventajas y desventajas de ambas soluciones:

Métodos de contingencia
Método Ventajas Contras
No usar tecnología Es barato Es muy difícil
Soporta fallos globales Requiere de más esfuerzo
Es fácil de entender como solución
Preveer tecnologías a prueba de fallos Es fácil de usar No soporta fallos globales
Permite operar casi sin cambios Incrementa el nivel de complejidad de los procesos
Incrementa los costos

Hay que saber balancear los costos con los riesgos. Tampoco sirve de nada que instales un generador eléctrico diesel en tu casa si pocas veces en el año hay un corte de luz y la electricidad sólo la usás para iluminarte y ver TV. No tiene sentido: te iluminás con velas y ves tele cuando vuelva la corriente.

Tenemos que analizar nuestra dependencia de la tecnología... no puede ser que haya gente (incluyéndome) que guardamos todo en la computadora y no hacemos backups. O que usan la computadora para todo pero no tienen un antivirus. Hay que estar prevenido.


XHTML válido CSS válido ¡Bajate Firefox! ¡Instalá el soporte Java ya! Algunos derechos reservados